Informe Mensual del Mercado Laboral

IML Octubre

Esta publicación se hace posible gracias al apoyo de:

logo del patrocinador

Octubre

Principales resultados del Censo 2018 y sus implicaciones sobre el mercado laboral

1
Se le denomina bono demográfico debido a que el aumento en la cantidad de trabajadores (siempre y cuando el mercado laboral formal pueda incorporar el mayor número de personas en edad de trabajar) puede impulsar un mayor crecimiento económico. El mayor dinamismo de la actividad económica resulta del aumento de los ingresos de las personas, mayor consumo e inversión y menor presión fiscal, dado que las poblaciones más jóvenes requieren un gasto social menor, por ejemplo, en servicios de salud.
2
Para mayor información, consultar el Informe del Mercado Laboral de septiembre de 2019, disponible en: http://dams.fedesarrollo.org.co/iml/publicaciones/iml-septiembre/
3
Los inmigrantes que se queden se sumarán a la población adulta mayor en el largo plazo.
4
Medida como el total de personas que declaran haber vivido en otro país en los últimos 12 meses.
*Con la colaboración de David Lara

Introducción

El Censo Nacional de Población y Vivienda (CNPV) es una de las operaciones estadísticas más importantes a nivel nacional, pues realiza una caracterización de la población y de sus condiciones de vida, lo que permite contar con información actualizada para el desarrollo, implementación y evaluación de las políticas públicas en el país. En particular, las dinámicas poblacionales tienen efectos directos sobre la economía, afectando los patrones de consumo e inversión, la productividad y las políticas macroeconómicas y sociales.

Algunos de los efectos más importantes del cambio demográfico se darán en el mercado laboral, ya que la menor tasa de natalidad y el envejecimiento reducirán la fuerza laboral, provocarán cambios en la estructura sectorial de las ocupaciones y generarán un menor dinamismo en el crecimiento económico. Así mismo, estos elementos obligan a pensar en nuevas políticas de empleo y evaluar la viabilidad del sistema de salud y pensiones.

El objetivo de este informe del mercado laboral es hacer una descripción de los principales resultados del Censo Nacional de Población y Vivienda 2018 y señalar los efectos y desafíos a los cuales deberá enfrentarse el mercado laboral en medio del cambio demográfico.

Envejecimiento y mercado laboral

En Colombia se ha dado un avance considerable en el proceso de transición demográfica con respecto al 2005. El envejecimiento de la población es notable, pues la pirámide poblacional del CNPV 2018 muestra que la proporción de la población entre 0 y 24 años se ha reducido y la población adulta y anciana actualmente tiene un mayor peso que hace 13 años. El menor ancho de la base de la pirámide de 2018 relativo a 2005 está relacionado con el descenso de la tasa de natalidad, mientras que el aumento en la proporción de adultos frente al anterior censo se relaciona con una menor tasa de mortalidad (Gráfico 1).

Gráfico 1. Estructura de la población colombiana 2005-2018

Haz click sostenido para acercar

 

Así mismo, el país tiene una estructura poblacional en la cual la proporción de personas en edad de trabajar es mayor que la proporción de población dependiente como niños y adultos mayores, etapa que se conoce como bono demográfico[1]. Este hecho se puede evidenciar en el índice de dependencia demográfica, el cual se redujo de forma significativa, en 9,9 pps para el índice calculado con la población de 60 años y más, y 12,3 pps para el índice calculado con la población de 65 años y más en el periodo intercensal (Gráfico 2). Este indicador “sirve para medir la carga económica que tienen en promedio quienes están en edad productiva” (DANE, 2013, pág. 4).

Gráfico 2. Índice de dependencia demográfica
(Relación entre la población de 0 a 14 años más la población de 60 (65) años y más, dividido por el total de población de 15 a 59 (64) años, multiplicado por 100)

Haz click sostenido para acercar

 

La concentración de la población adulta en los rangos de edad mayores a los 50 años sugiere que el bono demográfico en Colombia muestra síntomas de agotamiento. En efecto, la pirámide poblacional muestra que el crecimiento en la participación de los adultos mayores es más que proporcional a la disminución en la participación de la población joven (Gráfico 1), lo que podría llevar a un aumento de la relación de dependencia en el mediano plazo. En particular, el BID (2018) estima que solamente en 25 años se duplicará el porcentaje de adultos mayores del 10% al 20% de la población en Colombia.

En el largo plazo este cambio en la estructura por edades de la población en Colombia tendría implicaciones directas sobre la población económicamente activa, considerando que menos personas jóvenes entrarán al mercado laboral y que los adultos mayores dejarán de participar en el mismo, por lo que la oferta de trabajo se reducirá. La menor fuerza laboral tendrá efectos adversos tanto en el crecimiento económico (que al mismo tiempo tiene efectos rezagados sobre el número de ocupados) como en las contribuciones a la seguridad social.

Un aspecto importante para destacar es que la reducción de la oferta laboral será heterogénea a nivel departamental, considerando que la relación de dependencia es considerablemente más alta en la región de la Amazonía, en la región de la Orinoquía y algunos departamentos como el Chocó, el Magdalena y La Guajira, comparados con la región central del país. Los altos índices de dependencia en estas áreas están influenciados principalmente por una amplia proporción de niños y jóvenes, por lo que su población no envejecerá a la misma velocidad que los demás departamentos (Gráfico 3). De esta manera, la reducción de la oferta laboral tardará más en estas regiones del país.

Gráfico 3. Índice de dependencia demográfica a nivel departamental
A. 60 años y más

Haz click sostenido para acercar

 


B. 65 años y más

Haz click sostenido para acercar

 

Ahora bien, el aumento de la población dependiente en relación con los individuos en edad de trabajar supondrá una gran presión a la sostenibilidad de los sistemas de pensiones y protección social. Esta situación se ve agravada a causa de los altos índices de informalidad y el desempleo juvenil[2], pues los ocupados informales no realizan aportes a la seguridad social y un amplio número de jóvenes no logran insertarse al mercado laboral, por lo que no realizan cotizaciones. Así mismo, los sistemas de salud tendrán que enfrentar costos superiores debido a que la población adulta mayor necesita más atención y sus tratamientos tienen costos más elevados.

En línea con una población envejecida y con mayores necesidades de salud se demandarán cada vez más profesionales de este sector, tales como médicos y enfermeras. En particular, el BID (2019) estima que América Latina y el Caribe “necesitará 2,4 millones de médicos y 6,2 millones de enfermeros en los próximos 15 años”. En el caso de Colombia, se estima que la generación de empleos para médicos y enfermeros seguirá una tendencia creciente, reemplazando de manera suficiente a los actuales prestadores de estos servicios sanitarios.

Dicho lo anterior, la disminución de la población joven también supone una oportunidad para la política educativa del gobierno. La reducción en los recursos necesarios para garantizar cobertura educativa ante una menor población de niños y jóvenes en edad escolar podrá liberar recursos para mejorar la calidad de la educación, permitiendo la acumulación de capital humano de las próximas generaciones (Rofman, Amarante, & Apella, 2016). En este sentido, de acuerdo con el CNPV 2018, el 21,7% de la población tiene educación media completa (Gráfico 4A), lo que contrasta con los resultados del censo 2005 donde la mayor cantidad de personas estaba concentrada en el nivel educativo de primaria incompleta con un 22,9% de la población. Sin embargo, se nota una diferencia entre la educación demandada por las empresas y la que tiene la población, siendo las vacantes para universitarios las más requeridas por el mercado (Gráfico 4B).

Gráfico 4. Nivel educativo de la población colombiana y vacantes registradas en el servicio público de empleo
A) Nivel educativo, 2018
(Porcentaje de la población, %)

Haz click sostenido para acercar

 


B) Vacantes, 2018
(Porcentaje del total de vacantes, %)

Haz click sostenido para acercar

 

Ahora bien, uno de los factores que permitirá compensar en alguna medida el proceso de envejecimiento de la población colombiana será la población migrante, al menos en el corto plazo[3]. De acuerdo con el CNPV 2018, los inmigrantes internacionales recientes[4] tienen una población que se encuentra concentrada fundamentalmente en edades económicamente activas, específicamente entre los 20 y 29 años (Gráfico 5). En particular, el principal país de origen de los inmigrantes internacionales recientes es Venezuela con un 77,8% del total de los últimos 12 meses, equivalente a 355.339 personas. Cabe mencionar que estos datos representan solamente el stock de migrantes entre julio de 2017 y julio de 2018, y puede diferir con cifras más actualizadas de Migración Colombia y el módulo de migración de la GEIH.

Gráfico 5. Estructura de inmigrantes internacionales en el último año por edad y sexo, 2018

Haz click sostenido para acercar

 

Paralelamente, el mercado laboral deberá incorporar al mayor número de trabajadores adultos mayores para suavizar los efectos negativos de la caída en la mano de obra. Este caso parece plausible ante el escenario adverso que enfrentan los sistemas de seguridad social del país, los cuales cuentan con una baja cobertura y a menudo resultan en pensiones insuficientes para la población mayor. Durante el periodo intercensal, el crecimiento del número de afiliados cotizantes al sistema fue de 146,2%, mientras que el crecimiento del número de pensionados que deben ser sustentados por estos aumentó en 723,3%. Estos problemas provocan que el retiro se posponga por falta de ingreso y los adultos mayores permanezcan más tiempo en el mercado laboral.

Cambio demográfico y mercado laboral para las mujeres

Aunque el proceso de transición demográfica puede llevar a una reducción de la oferta de trabajo, también conduce a una disminución en las tasas de fertilidad que promueve una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral. La decisión de tener menos hijos por parte de las mujeres está relacionada con su nivel educativo, puesto que cuentan con más información y tienen más probabilidades de insertarse en el mercado laboral. En efecto, las mujeres que participan en el mercado laboral encuentran más costoso tener hijos, tanto por el salario al que usualmente deben renunciar al convertirse en madres, como por el mayor tiempo que deben dedicar a los oficios del hogar y actividades de cuidado. En concreto, en el CNPV 2018 se puede notar que, a mayor nivel educativo de las mujeres, mayor es la edad media de fecundidad (Gráfico 6).

Gráfico 6. Edad media de la fecundidad según nivel educativo alcanzado 2018

Haz click sostenido para acercar

 

En línea con lo anterior, el número de mujeres que participa en el mercado laboral creció 27,9% en el periodo intercensal, mientras que el aumento de trabajadores en la población masculina fue de 12,7%. Sin embargo, los resultados del CNPV 2018 muestran que la principal actividad económica realizada la semana anterior para las mujeres fueron oficios del hogar (34,0% de las actividades totales), una cifra que no representa cambios significativos respecto a los resultados del Censo General de 2005 (34,2% de las actividades totales). Esto denota las dificultades que todavía enfrentan las mujeres para participar en los mercados de trabajo, el poco avance en cuanto a flexibilidad laboral que les permita dedicar tiempo a las actividades de cuidado, además de la lenta evolución en medidas tan urgentes como garantizar una mayor participación de los hombres en los oficios del hogar (Gráfico 7).

Gráfico 7. Ocupación según principal actividad económica realizada la semana anterior

Haz click sostenido para acercar

 

Conclusiones

El proceso de transición demográfica se ha acelerado en Colombia en los últimos 13 años, señalando que cada vez falta menos para el fin del bono demográfico el cual vendrá acompañado de un crecimiento rápido de la población adulta mayor en el país. El envejecimiento reducirá la fuerza laboral en el largo plazo, presionando al alza los costos en salud y afectando las finanzas de los sistemas de pensiones.

El cambio demográfico de los últimos años también señala que el nivel educativo de los colombianos ha mejorado y que una mayor proporción de la población cuenta con educación media completa. No obstante, se observa un desalineamiento entre las habilidades requeridas por el sector público y privado que demanda en su mayoría profesionales universitarios, competencias que solo tiene un reducido porcentaje de la población.

Los resultados del CNPV 2018 también sugieren que para mitigar los efectos de la reducción de la oferta de trabajo se debe poner especial atención en algunos segmentos de la población. Además, aprovechar los flujos migratorios hacía el país, especialmente de aquellas personas que se encuentran en edad de trabajar promoviendo su inserción en el mercado formal, así como garantizar condiciones óptimas para incrementar la oferta laboral femenina, serán tareas fundamentales para garantizar sistemas sociales más sostenibles.

 

 

 

Referencias

BID. (2018). El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe: ¿Una gran oportunidad para la región? Washington D.C.

BID. (2019). El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe: ¿Educación y salud: los sectores del futuro? Washington D.C.

DANE. (Diciembre de 2013). Ficha Metodológica Proyecciones de Población y Estudios Demográficos – PPED. Bogotá, Colombia.

Rofman, R., Amarante, V., & Apella, I. (2016). Cambio demográfico y desafíos económicos y sociales en el Uruguay del siglo XXI. Washington D.C : World Bank Group.

 

 

Notas

Anexo: Coyuntura del mercado laboral

Gráfico 1. Tasa de desempleo nacional y 13 ciudades principales

Haz click sostenido para acercar

 

El desempleo para el total nacional se situó en 10,8% en el mes de agosto, 1,6 pps por encima de lo registrado en el mismo mes de 2018.

Por su parte, la tasa de desempleo en las 13 principales ciudades se ubicó en agosto en 11,4%, 1,3 pps por encima de lo observado en el mismo periodo de 2018.

Gráfico 2. Cambio anual en el total nacional de ocupados (Trimestre móvil)

Haz click sostenido para acercar

 

Durante el trimestre junio-agosto, el total de ocupados en Colombia cayó en 260 mil personas, equivalente a una variación porcentual anual de -1,2%.

En agosto, por quinto mes consecutivo tanto la generación de empleo en el área rural como en las cabeceras registró una caída.

Gráfico 3. Desempleo en las principales ciudades (Trimestre junio- agosto)

Haz click sostenido para acercar

 

En el trimestre junio-agosto, la tasa de desempleo en las 13 principales ciudades se ubicó en 10,8%, 0,4 pps por encima de lo registrado durante el mismo trimestre de 2018.

Cabe resaltar que durante el trimestre móvil junio-agosto, Barranquilla fue la única ciudad en donde el desempleo disminuyó frente a lo observado en el mismo periodo de 2018.

Las tres ciudades con mayor desempleo en el trimestre junio-agosto fueron: Quibdó (18,1%), Cúcuta AM (16,5%) y Valledupar (15,5%).

Gráfico 4. Contribución anual a la generación de empleo por sectores económicos (Trimestre junio – agosto)

Haz click sostenido para acercar

 

La rama de la economía que tuvo la mayor generación de empleo en el trimestre junio-agosto, respecto al mismo periodo un año atrás, fue el sector de construcción seguido por servicios sociales y personales.

Por el contrario, los sectores que tuvieron la mayor reducción en el número de ocupados fueron industria (139 mil puestos) y actividades inmobiliarias y empresariales (93 mil puestos).

Cuadro 1. Creación de empleo por posición ocupacional (Trimestre junio- agosto)

Haz click sostenido para acercar

 

Para el total nacional, en el trimestre junio-agosto, frente al mismo período del año anterior, el número de trabajadores por cuenta propia disminuyó en 4,5% (-439 mil puestos), y los empleados particulares aumentaron en 2,9% (254 mil puestos).

Por su parte, la generación de empleo asalariado aumentó en 2,4% (265 mil puestos), mientras que el empleo no asalariado disminuyó en 4,6% frente al mismo periodo de 2018 (-523 mil puestos).

Gráfico 5. Tasa global de participación y de ocupación

Haz click sostenido para acercar

 

La tasa de ocupación (TO) para el mes de agosto se ubicó en 56,1%, 2,2 pps menor a la observada en el mismo periodo del año anterior.

A su vez, la tasa global de participación (TGP) presentó una caída de 1,2 pps frente al mismo mes del año anterior y se situó en 62,9%.

Gráfico 6. Subempleo en Colombia: agosto

Haz click sostenido para acercar

 

En agosto, la tasa de subempleo subjetivo se aumentó 0,3 pps con respecto al mismo mes de 2018, situándose en 27,0%. Los tres componentes (insuficiencia de horas, empleo inadecuado por competencias e inadecuado por ingresos) presentaron caídas durante dicho periodo.

Por su parte, el porcentaje de personas que se consideraban en situación de subempleo y que hicieron gestiones para mejorar su condición, mostró un aumento de 1,0 pp, con lo cual la tasa de subempleo objetivo se ubicó en 10,6%.

Gráfico 7. Informalidad en las 13 y 23 principales ciudades* (Trimestre móvil)

Haz click sostenido para acercar

 

Durante el trimestre junio-agosto, la tasa de informalidad para las trece ciudades principales se ubicó en 45,8%, una caída de 1,0 pp con respecto al mismo periodo de 2018.

Por su parte, para las veintitrés ciudades principales, la tasa de informalidad alcanzó 47,0%, 0,9 pps por debajo de lo registrado el año pasado. 

Gráfico 8. Generación de empleo formal e informal en las 13 principales ciudades* (Trimestre móvil)

Haz click sostenido para acercar

 

Durante el trimestre junio-agosto, en las 13 principales ciudades, la generación de empleo formal presentó un aumento de 2,0%. Por su parte, la generación de empleo informal registró una caída de 1,9%.

Servicios comunales, sociales y personales fue la rama de la economía que registró el mayor aumento de empleo informal en las 13 ciudades principales (40 mil puestos).  Mientras tanto, el sector de construcción fue el que más empleos formales generó (130 mil plazas).

 

Notas

Informe Mensual del Mercado Laboral

Octubre|| IML Octubre

FECHA PUBLICACIÓN

29 de Octubre del 2019


EDITORES

Luis Fernando Mejía

Director Ejecutivo

 

Ximena Cadena

Subdirectora

 

Martha Elena Delgado Rojas

Directora de Análisis Macroeconómico y Sectorial

 

OFICINA COMERCIAL
Teléfono: 325 97 77
Ext: 340
comercial@fedesarrollo.org.co

 

Diseño y diagramación

Editorial D’artagnan




Calle 78 No. 9-91 | Tel.: 325 97 77
Fax: 325 97 70 | A.A.: 75074
Bogotá, D.C. Colombia
comercial@fedesarrollo.org.co


Esta publicación se hace posible gracias al apoyo de:

×

Tabla de Contenido


Índice de Gráficos

Anexo: Coyuntura del mercado laboral
grafico 803... Gráfico 1. Tasa de desempleo nacional y 13 ciudades pr... Gráfico 2. Cambio anual en el total nacional de ocupad... Gráfico 3. Desempleo en las principales ciudades (Tri... Gráfico 4. Contribución anual a la generación de emp... Gráfico 5. Tasa global de participación y de ocupaci... Gráfico 6. Subempleo en Colombia: agosto... Gráfico 7. Informalidad en las 13 y 23 principales ciu... Gráfico 8. Generación de empleo formal e informal en ...
Principales resultados del Censo 2018 y sus implicaciones sobre el mercado laboral
... ... Gráfico 1. Estructura de la población colombiana 2005... Gráfico 2. Índice de dependencia demográfica... Gráfico 3. Índice de dependencia demográfica a nivel... Gráfico 4. Nivel educativo de la población colombiana... Gráfico 5. Estructura de inmigrantes internacionales e... Gráfico 6. Edad media de la fecundidad según nivel ed... Gráfico 7. Ocupación según principal actividad econ...

Índice de Tablas

Anexo: Coyuntura del mercado laboral
Cuadro 1. Creación de empleo por posición ocupacional...