PROSPECTIVA ECONÓMICA

Prospectiva Económica – Diciembre 2022

Dic

Prospectiva Económica diciembre 2022 – FEDESARROLLO

 

Contexto internacional: Bajo crecimiento económico en medio de un entorno de alta incertidumbre

En el tercer trimestre de 2022, se evidenció una ligera mejoría en el crecimiento mundial, liderado por la economía estadounidense, frente al bajo desempeño registrado en el primer semestre del año. No obstante, para el cierre del 2022 y 2023 se espera que las principales economías mantengan una senda de bajo crecimiento principalmente por la incertidumbre ocasionada por: i) la desaceleración económica que se prevé en China producto de los rezagos de las fuertes cuarentenas por Covid-19, ii) los efectos indirectos negativos que se mantienen de la guerra en Ucrania y Rusia sobre la economía mundial, las cadenas de suministro globales y la demanda energética mundial, y iii) el aumento de tasas de interés de las principales economías para controlar las altas tasas de inflación.

En este contexto, se revisaron los supuestos económicos frente a los de la edición pasada de Prospectiva. Particularmente, en esta edición, se mantienen los pronósticos a la baja de la demanda externa gracias a la desaceleración de los principales socios comerciales. Adicionalmente, los pronósticos de precios de petróleo y carbón se han ajustado a la baja considerando la moderación de los precios de commodities en los últimos meses. En cuanto a las sendas de producción del petróleo en Colombia en el mediano plazo, las proyecciones se ajustaron levemente a la baja, consecuencia de la mayor incertidumbre sobre los efectos de la reforma tributaria y rentabilidad en producción. Por otro lado, se revisaron al alza las sendas de producción del carbón gracias a los altos precios del commodity y a la reactivación de títulos de producción. Además, se revisó al alza la senda de depreciación en el corto y mediano plazo considerando el comportamiento reciente de la tasa de cambio, conjugado con la incertidumbre tanto a nivel nacional como internacional, el aumento de las primas de riesgo de los países emergentes y el fortalecimiento a nivel global del dólar.

 

Actividad productiva: Colombia mantiene liderazgo en recuperación económica

En el tercer trimestre de 2022, la economía colombiana registró un crecimiento de 7,1% real anual, superando nuestras expectativas de crecimiento que se ubicaban en cerca del 6,5% aunque desacelerándose parcialmente frente al dato observado en el periodo de 2021-lll (13,8%). A su vez, el PIB presentó una variación trimestral anualizada de 6,4%, presentando un menor crecimiento con respecto al mismo periodo del 2021 (30,4%) y mayor al segundo trimestre del presente año (5,2%).

En el consolidado de 2022, a partir de los resultados más recientes de la dinámica productiva, el análisis de riesgos al crecimiento económico y los resultados de los modelos de análisis, aumentamos nuestro pronóstico de crecimiento de 6,5% en la última edición a 7,7%. Así, se estima que la economía colombiana estaría 10,8% por encima de los niveles prepandemia (2019), ubicándola como líder de la recuperación económica a nivel regional, por encima de pares como Chile (7%), Perú (3,8%), Argentina (3,5%) y Brasil (3,4%).

Para 2023, anticipamos un crecimiento de la economía colombiana del 1,5% (vs 2,4% en la publicación del tercer trimestre) coherente con una desaceleración de la economía y moderación del consumo privado. En línea con esto, se espera que el 2023 sea un año de estabilización y ajuste macroeconómico tras un periodo de sobrecalentamiento, en el que se garantice un crecimiento sostenible para mediano plazo (2024 se acercaría a 3,4% disminuyendo gradualmente hasta el nivel de 3,0% en el año 2026).

 

Sector externo: deterioro del balance externo

En el tercer trimestre de 2022 el déficit de cuenta corriente llegó a 7,2% del PIB, el valor más alto para un trimestre de su historia reciente. Esto fue resultado principalmente de la ampliación del déficit en la balanza de renta factorial, en donde los egresos del ingreso primario superaron considerablemente los ingresos. Además, la balanza comercial que venía cerrándose, moderó su recuperación para el tercer trimestre, tras la suavización de los precios internacionales de exportaciones tradicionales (principalmente petróleo). Este déficit ha estado financiado en gran medida por inversión extranjera directa, concentrada en los sectores financieros y petrolero. En su conjunto, en los primeros tres trimestres la cuenta corriente registró un déficit como porcentaje del PIB de 6,4%, lo que representa un incremento de 3,1 puntos porcentuales (pps) frente al déficit observado en el mismo periodo de 2021 (5,3%).

Con estos resultados, aumentamos nuestro pronóstico de cuenta corriente de 4,7% en la versión pasada de Prospectiva a 6,1%, lo que sería su nivel más alto de la historia reciente. Para 2023, se estima una corrección hasta 4,3%, seguido de una moderación en niveles cercanos a 4,2% en el mediano plazo. No obstante, este pronóstico sigue sujeto a una alta incertidumbre externa como consecuencia del conflicto entre Ucrania y Rusia, reversión de los precios de los commodities y la posibilidad de una recesión en Estados Unidos y sus efectos sobre los mercados globales. Igualmente, incide negativamente la incertidumbre interna sobre el riesgo fiscal, las políticas en el sector minero energético, y los anuncios de reformas estructurales (laboral, pensional y de salud), específicamente la propuesta de reforma pensional con potencial impacto en el ahorro de la economía.

 

Política fiscal: Reforma tributaria y vulnerabilidad fiscal

El pasado 13 de diciembre el presidente Gustavo Petro sancionó la Ley de Reforma Tributaria para la Igualdad y la Justicia Social (Ley 2277 de 2022). Igualmente, el 22 de diciembre el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) presentó una estimación del cierre fiscal del año 2022 y presentó la actualización del Plan Financiero (PF) para 2023 que incorpora los efectos esperados en materia de recaudo de la actual reforma tributaria, el déficit del Fondo de Estabilización de Precios a los Combustibles (FEPC) y un incremento en el gasto primario que se financiaría con el recaudo de la reforma.

En el mediano plazo, producto de un mejor crecimiento económico, los ingresos adicionales de la reforma tributaria y el reporte de utilidades extraordinarias de Ecopetrol a tercer trimestre de 2022, esperamos para 2022-2026 mayores ingresos totales frente a los que estimábamos en la anterior edición. Entre tanto, con la aprobación del PGN de 2023 y la presentación del PF ajustamos las proyecciones del gasto en funcionamiento. También, considerando la incertidumbre en la senda de precios al productor en el FEPC durante el 2023, actualizamos nuestros pronósticos de déficit del fondo a la baja.

En este contexto, prevemos unas finanzas públicas que estarían en una condición más favorable a la presentada en la publicación pasada y reconocemos que el Gobierno fue responsable en realizar una reforma tributaria que financiara el nuevo gasto que se planea hacer. No obstante, el problema fiscal de años anteriores hace necesario una corrección del déficit para que al menos en el margen la reforma mejore la posición fiscal del Gobierno Nacional. Por tanto, se hace perentorio que el Gobierno brinde una señal hacia los inversionistas locales e internacionales de austeridad y manejo prudente de las finanzas públicas.

 

Sector monetario: Persisten las presiones inflacionarias

Para noviembre de 2022, la inflación anual alcanzó un máximo en los últimos 23 años al llegar a 12,53%, completando dieciséis meses consecutivos por encima del rango meta del Banco de la República (2-4%). De manera similar, la inflación básica sin alimentos y regulados (SAR) ha mantenido una tendencia alcista desde diciembre de 2021, con 12 meses consecutivos acelerándose y 11 meses seguidos por encima del rango meta del Banco de la República. Particularmente, en el mes de noviembre registró una variación anual del 8,82%, evidenciando una intensificación de las presiones sobre los precios por el lado de la demanda.

Estas presiones al alza se siguen explicando, por un lado, por factores internos, asociados al desequilibrio entre la oferta y la demanda interna y a altos precios de alimentos y energía. Por otro lado, también se encuentran los factores externos, que se sigue evidenciando un fenómeno de inflación importada y de las presiones acumuladas por cuenta de la depreciación de la tasa de cambio que se ha traslado principalmente a los componentes de bienes y alimentos. Asimismo, la recuperación rezagada de la oferta global y de las cadenas de suministro en el contexto de desaceleración de la demanda mantienen elevados los precios de commodities, de ciertas materias primas y de bienes de consumo final. Vale notar que a noviembre Colombia se mantiene como uno de los pocos países con presiones inflacionarias al alza.

En vista de la normalización de política monetaria puesta en marcha por la Junta Directiva del Banco de la República y el pico de inflación esperado durante el primer trimestre de 2023, esperamos que el próximo año la tasa de intervención disminuya paulatinamente hasta ubicarse en 8,5% en diciembre de 2023. Esta tasa está en línea con la necesidad de frenar el creciente desanclaje de las expectativas de inflación en el mediano plazo, dado que para finales de 2023 se espera una inflación por encima del rango meta. Asimismo, refleja la necesidad de frenar las presiones provenientes de la demanda dado el rápido cierre de la brecha del producto y dada la ampliación del déficit de cuenta corriente. En el mediano plazo, en tanto se supere la crisis inflacionaria global, esperamos que la política monetaria se estabilice nuevamente, garantizando así una inflación dentro del rango meta.

 

Economía regional: Consumo interno impulsa crecimiento en las regiones

En lo corrido del 2022 la economía colombiana ha mostrado resultados positivos en términos de las tasas de crecimiento del PIB, jalonado principalmente por un destacable consumo interno. A nivel regional, se observa que, aunque en diferentes grados, la recuperación de la actividad económica ha irrigados sus beneficios de manera positiva en todas las regiones del país. Se resalta que las regiones cuyo PIB depende en gran medida del comercio, el transporte y el alojamiento siguen teniendo un crecimiento destacado de su economía.

En las proyecciones futuras se espera una moderación en el crecimiento del país teniendo en cuenta factores como la inflación y la incertidumbre de la economía global, produciendo una ralentización económica en la mayoría de las regiones del país. Se espera que esta desaceleración afecte más pronunciadamente a las regiones que concentran las actividades de comercio, transporte y alojamiento. Por su parte, las regiones con concentración de productos agrícolas y minero energéticos pueden presentar una ligera recuperación por los mejores pronósticos de estos sectores.

 

Suscríbase y reciba durante un año información de manos expertas. Contáctenos para conocer las políticas de suscripción y tarifas al correo mruiz@fedesarrollo.org.co o al número 3138633087.

Notas

1. Contexto internacional: Bajo crecimiento económico en medio de un entorno de alta incertidumbre

Notas

Suscríbete a Prospectiva Económica para acceder al contenido completo.

Escribe un correo a mruiz@fedesarrollo.org.co y solicita tu suscripción.

Prospectiva Económica

Dic|| Prospectiva Económica – Diciembre 2022

FECHA PUBLICACIÓN

28 de diciembre de 2022

ISSN:


EDITORES

Luis Fernando Mejía

Director Ejecutivo

 

César Pabón Camacho

Director de Análisis Macroeconómico y Sectorial

 

Carlos Ayala

Alejandra González

Gabriela Navarro

Sebastián Bernal

Jesús Sarmiento

Isabella García

Analistas económicos

 

Lily Alejandra Tobo

Diagramación 




Oficina Comercial

Tel.: (601) 325 97 77 | Ext.: 340

mruiz@fedesarrollo.org.co


×

Tabla de Contenido


Índice de Gráficos

Este artículo no posee gráficos

Índice de Tablas

Este artículo no posee tablas