PROSPECTIVA ECONÓMICA

Prospectiva Económica – Octubre 2021

OCT

Prospectiva Económica octubre 2021

 

Contexto internacional

Para 2020, el crecimiento estimado de la economía mundial por el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue de -3,2% (0,1 pps mayor a lo proyectado en el pronóstico de abril), lo que representa una reducción de 6,0 puntos porcentuales (pps) con respecto al 2,8% registrado en 2019, como consecuencia de la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19. Si bien parecía que la evolución económica mundial estaba mejorando a principios de 2020, la pandemia del COVID-19 afectó negativamente el impulso económico del primer trimestre, generando una caída del crecimiento durante el resto del año. En el segundo semestre de 2020 los estímulos fiscales y monetarios en muchas regiones fueron claves para la recuperación y se espera que esta gane más impulso en el año en curso. Sumado a lo anterior, el 10 de marzo la Cámara de Representantes y el Senado de los Estados Unidos aprobaron el proyecto de ley de estímulo fiscal por 1,9 billones de dólares, que ante un escenario donde continúan los estímulos monetarios, al menos hasta finales de 2021, respaldará aún más el crecimiento económico del país y del resto del mundo.

Los pronósticos de Fedesarrollo sobre el crecimiento de la economía colombiana en el mediano plazo se soportan en supuestos acerca de la dinámica de indicadores relevantes para el contexto del país. Entre estos se encuentran los niveles de producción y precios de los productos básicos (commodities), la tasa de cambio y el crecimiento externo relevante para el país. En particular, para 2021 esperamos un precio del petróleo de referencia Brent entre los 67 y 69 dólares por barril, acompañado de una producción de 736 miles de barriles diarios. Respecto a la tasa de cambio, nuestro pronostico se ubica entre $3.680 y $3.720 pesos por dólar en 2021.

Actividad productiva: retroceso en la senda de recuperación

En el segundo trimestre de 2021 la economía colombiana registró un crecimiento de 17,0% real anual según la serie corregida por efectos estacionales y de calendario, en un contexto de baja base de comparación estadística ante la contracción anual de 15,7% registrada en 2020-II. A pesar de presentar la mayor tasa de crecimiento anual en la historia económica reciente, la actividad productiva del país se vio deteriorada con respecto al primer trimestre del año. Las nuevas medidas de restricción a la movilidad en el mes de abril impactaron negativamente la producción nacional y, en el mes de mayo, presentaron un mayor deterioro ante los bloqueos en las principales vías del país en el marco del paro nacional. En este sentido, el PIB del segundo trimestre tuvo una variación trimestral anualizada de -9,2%. Así pues, asumiendo un nivel de producción real igual a 100% en 2019-IV, la actividad retrocedió desde un 99,4% en el primer trimestre de 2021 a 97,1% en el segundo trimestre del año.

A partir de los resultados más recientes de la dinámica económica, el análisis de riesgos al crecimiento económico, y los resultados de los modelos de análisis, mantenemos nuestros pronósticos de crecimiento frente a la edición anterior, en donde anticipamos un crecimiento en el PIB de 7,2% para 2021 jalonado en mayor medida por una recuperación del valor agregado en el sector de comercio, transporte y alojamiento, y en la industria manufacturera, así como la dinámica positiva en todos los sectores económicos ante la baja base estadística de 2020. Sin embargo, el resultado final dependerá de la evolución en el proceso de recuperación económica en un entorno de apertura de distintos sectores y actividades con fuertes restricciones en 2020, pero que podría verse afectado por un nuevo pico de contagios con relación a la nueva variante Delta de COVID-19.

Sector externo: amplia reactivación de las importaciones y baja recuperación de las exportaciones

Los datos del primer semestre de la cuenta corriente registraron un déficit como porcentaje del PIB de 5,4%, lo que representa un incremento de 1,8 puntos porcentuales (pps) frente al déficit observado en el mismo periodo de 2020 (3,6%). Lo anterior es resultado de la recuperación del déficit de balanza comercial, en donde las importaciones superaron el progreso de las exportaciones, y en menor medida por la moderada recuperación del ingreso primario. Las dinámicas en estos componentes fueron compensadas por el intenso crecimiento de las remesas que ya superaron los niveles prepandemia y siguen en ascenso. Para el final de 2021, esperamos que tanto el componente de ingreso primario como las exportaciones alcancen niveles ligeramente superiores a 2019, mientras que las importaciones y el ingreso secundario superaran sustancialmente los niveles prepandemia, en suma, esto resultaría en un incremento del déficit hasta 5,2%. Adicionalmente, incluimos un breve resumen de los principales resultados que arrojo la misión de internacionalización culminada el pasado 9 de agosto.

Notas

 

Política fiscal: Perspectivas de mediano plazo

El 20 de julio de 2021, el Gobierno radicó frente al Congreso de la República el proyecto de Ley de Inversión Social, a través del cual busca recaudar ingresos permanentes que permitan apoyar la reactivación económica y la protección a la población vulnerable durante los próximos años, así como garantizar la sostenibilidad fiscal en el mediano plazo. Este proyecto fue aprobado el 14 de septiembre por el presidente de la República, luego de dos ponencias en las cuales se realizaron ligeras modificaciones que dieron como resultado la Ley 2155 de 2021. La reforma aprobada tiene implicaciones sobre los principales agregados fiscales durante los próximos años. En particular, nuestras estimaciones sobre el balance total evidencian un deterioro en las cuentas fiscales para 2021 frente al año anterior, como consecuencia de mayores presiones sobre el gasto del Gobierno que no podrán ser compensadas por el incremento en los ingresos totales como resultado de la reactivación económica y las estrategias que el Gobierno nacional planea adelantar este año.

Inflación al alza y un sector monetario estable

La inflación ha incrementado significativamente en los últimos meses como consecuencia de una mayor actividad económica y por un efecto base, hasta ubicarse en 4,44% en agosto de 2021. Esto representa un incremento de 2,6 puntos porcentuales frente a la inflación registrada en agosto de 2020, donde las divisiones que han tenido una mayor contribución a la inflación en los últimos meses han sido alimentos y los servicios. En línea con lo anterior, en esta edición de Prospectiva ajustamos al alza nuestro pronóstico de inflación, ubicándola en 5,0% para el cierre de 2021. Al desagregarlo por componentes, esperamos que las dos divisiones con una mayor inflación para el 2021 sean los alimentos, presionados al alza por un mayor costo de ciertos insumos y una mayor demanda interna y de socios comerciales, y los regulados, impulsado por un fuerte efecto base en los servicios públicos y por el mayor precio del petróleo a nivel internacional.

Teniendo en cuenta que el Banco de la República ha comenzado el ciclo de normalización de política monetaria al aumentar la tasa en 25 puntos básicos, posterior a una tasa de intervención en 1,75% por once meses, prevemos que la Junta de Directiva del Banco de la República va a seguir aumentando la tasa de interés de política hasta ubicarse en 2,50% al cierre del año. Aunque las expectativas de inflación en el mediano plazo siguen estando dentro del rango meta, el aumento en el nivel de precios actual y proyectado demanda una intervención por parte del Banco de la República con el objetivo de seguir manteniendo ancladas las expectativas de inflación dentro del rango meta. De lo contrario, si las expectativas se desanclan, estas podrían generar cambios en las decisiones en los agentes económicos que lleven a crear presiones al alza sobre la inflación para 2022.

Economía regional: gradualmente más cerca de los niveles pre pandemia

En todas las regiones es claro que paulatinamente las dinámicas económicas retornan a los niveles habituales del contexto pre-pandemia. Sin embargo, si bien no hay duda de que la economía está superando el impacto del coronavirus, las cifras del segundo trimestre reflejaron un declive en la tendencia positiva que venía presentando el comercio, la industria y demás establecimientos de servicios. Este debilitamiento de la economía se debe fundamentalmente a la complicada coyuntura social que experimentó el país durante los meses de abril y mayo, la cual perjudicó la actividad productiva en todo el territorio nacional a través de los bloqueos, actos de vandalismo y otras alteraciones al orden público.

Ahora bien, finalizada la contingencia social, en el comienzo del tercer trimestre los resultados de la economía nuevamente presentan un horizonte alentador y se espera que, adentrados en el segundo semestre, la actividad productiva se robustezca aproximándose a los niveles de 2019. En medio de un escenario con menos incertidumbre, acompañado del incremento de la movilidad ante un comportamiento menos agresivo de Covid-19, las perspectivas de crecimiento regional mejoran.

Notas

Suscríbete a Prospectiva Económica para acceder al contenido completo.

Escribe un correo a mruiz@fedesarrollo.org.co y solicita tu suscripción.

Prospectiva Económica

OCT|| Prospectiva Económica – Octubre 2021

FECHA PUBLICACIÓN

11 de octubre de 2021

ISSN: 1692-0341


EDITORES

Luis Fernando Mejía

Director Ejecutivo

 

Martha Elena Delgado

Directora de Análisis Macroeconómico y Sectorial

 

Catalina Correal

Sandra Díaz

Andrés Felipe Gallego

Tatiana García

Nicolás Cruz

Daniela López

Analistas económicos




Oficina Comercial

Tel.: (571) 325 97 77 | Ext.: 340

mruiz@fedesarrollo.org.co


×

Tabla de Contenido


Índice de Gráficos

Este artículo no posee gráficos

Índice de Tablas

Este artículo no posee tablas