TENDENCIA ECONÓMICA

214 | Marzo 2021

Esta publicación se hace posible gracias al apoyo de:

logo del patrocinador

214

Editorial: Nuevo año, segunda ola: eficacia no concluyente de los confinamientos

1
Fechas de los picos y valles: Bogotá, 15 de enero de 2021 y 8 de febrero de 2021; Ibagué, 12 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021; Cali, 2 de enero de 2021 y 8 de enero de 2021; Tunja, 20 de enero de 2021 y 7 de febrero 2021; Bucaramanga, 12 de enero de 2021 y 8 de febrero de 2021; Medellín, 9 de enero de 2021 y 7 de febrero de 2021; Cartagena, 5 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021; Barranquilla, 27 de enero de 2021 y 3 de febrero de 2021; Santa Marta, 10 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021; Pereira, 7 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021; Manizales, 15 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021.
2
Fechas de los picos y valles: Bosa, 13 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021; Ciudad Bolívar, 12 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021; Kennedy, 5 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Puente Aranda, 5 de enero de 2021 y 30 de enero 2021; Rafael UU, 12 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Fontibón, 13 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Tunjuelito, 12 de enero de 2021 y 31 de enero de 2021; San Cristóbal, 21 de enero de 2021 y 29 de enero de 2021; Usme, 26 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Engativá, 13 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Usaquén, 13 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Suba, 30 de diciembre de 2020 y 30 de enero de 2021; Teusaquillo, 5 de enero de 2021 y 29 de enero de 2021; Barrios Unidos, 30 de diciembre de 2020 y 1 de febrero de 2021; Santa Fe, 12 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Los Mártires, 12 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; La Candelaria, 16 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021; Antonio Nariño, 29 de diciembre de 2021 y 29 de enero de 2021; Sumapaz, 9 de enero de 2021 y 10 de enero de 2021; Chapinero, 19 de enero de 2021 y 30 de enero de 2021.

 

Por: Luis Fernando Mejía

Con la colaboración de: Martha Elena Delgado, Nicolás Cruz y Daniela López

Introducción

El cuarto trimestre de 2020 trajo consigo la crisis de la segunda ola del COVID-19 para los países de Europa y el resto del hemisferio oriental. Después de haber superado la primera fase de la pandemia con una considerable mejora en las cifras de muertes y contagios, todos los países experimentaron nuevamente un ascenso en los casos. Esta segunda ola fue mucho más devastadora que la primera, lo cual reflejó un comportamiento de mayor contacto social con motivo del verano y la confianza entre la población ante la flexibilización de medidas coercitivas. De cara a esta situación, muchos países optaron por regresar a las medidas restrictivas implementadas a comienzo de 2020, con el ánimo de frenar de manera urgente la propagación de la enfermedad.

En Europa, la inminente llegada del segundo pico hizo que países como Holanda, Francia, España, Reino Unido, Alemania y Bélgica volvieran a imponer cuarentenas estrictas por periodos de entre una semana a más de un mes. Asimismo, fuera de los periodos de confinamiento total, limitaron las actividades a través de toques de queda y cierres de restaurantes, bares y el comercio no esencial. De igual modo, muchos volvieron a declarar el estado de emergencia y a restringir los vuelos internacionales.

Por su parte, Latinoamérica y el Caribe recibieron el impacto de la segunda ola con algunos meses de retraso, como sucedió con la primera. Sin embargo, el haber sido testigos de lo que ocurría en los países del primer mundo pareció no tener efecto alguno en lo que concierne a enfrentar el segundo pico y mitigar su fuerza. De manera análoga a Europa, los toques de queda y cuarentenas generales se convirtieron en el instrumento principal para combatir el contagio del nuevo año.

Ahora bien, en el caso específico de Colombia, como en los demás países, el 2021 trajo consigo nuevamente las cuarentenas generales, ante el aumento en los casos, fallecidos y una mayor de ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en las principales ciudades del país. Como primera solución a esta problemática los alcaldes retomaron las medidas de restricciones o confinamientos con el fin de disminuir el número de contagios y la ocupación de UCI, que ya llegaba a su capacidad total. Entre los lugares en donde se presentó mayor gravedad en relación con la pandemia, se encuentran las ciudades de Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Ibagué, Medellín, Manizales, Pereira, Santa Marta y Tunja.

De lo anterior, se destaca el caso particular de Bogotá, en donde las autoridades decidieron extremar las medidas al punto de cerrar nuevamente la ciudad por completo y de manera sectorizada por periodos de dos semanas. No obstante, como se muestra en el análisis presentado a continuación, los resultados de las medidas en Bogotá parecen no aportar evidencia suficiente en cuanto a la eficacia del confinamiento como medio para disminuir los contagios y muertes. En efecto, la dinámica de contagio y posterior caída en el número de casos y fallecimientos muestra un comportamiento similar en todas las ciudades, independiente de si llevaron a cabo o no estrategias de confinamiento estricto. Más aún, entre las mismas localidades de Bogotá no se encuentra mayor diferencia en el desarrollo de la segunda ola de contagios al comparar aquellas que tuvieron cuarentena localizada y aquellas que no. De esta manera, es importante tener en cuenta que las cuarentenas estrictas pueden no ser la respuesta adecuada ante un eventual tercer pico de contagio, como el que parece avizorarse en las próximas semanas. La política pública debe entonces hacer un esfuerzo por adoptar más medidas dedicadas al autocuidado, el fortalecimiento del sistema de salud y la rapidez en el plan nacional de vacunación.

Comparación nacional

Las medidas tomadas por las autoridades locales se resumen en la Tabla 1, en donde es evidente que Bogotá es la ciudad que más restricciones a la movilidad implementó, seguida por Medellín, Cali, Tunja, Bucaramanga e Ibagué, que también experimentaron periodos de cuarentena general acompañados de otras restricciones. En contraste, Barranquilla, Cartagena, Manizales, Pereira y Santa Marta tomaron medidas menos restrictivas a la movilidad durante el mismo periodo de tiempo.

Tabla 1. Medidas de restricción a la movilidad principales ciudades de Colombia

Haz click sostenido para acercar

 

Bogotá se caracterizó por restricciones a la movilidad basadas en cuarentenas sectoriales de dos semanas y cuarentenas generales durante dos fines de semana. Además, rigió la medida de pico y cédula y toques de queda desde la segunda semana de enero hasta el final del mes. Al realizar una comparación entre la evolución de los contagios para Bogotá y ciudades como Barranquilla, Cartagena, Manizales, Pereira y Santa Marta, que no experimentaron medidas tan restrictivas, se encuentra que la tendencia es muy similar tanto al comienzo de la segunda ola como en el regreso gradual al valle de la curva. Así se observa en la Gráfica 1, donde a partir de diciembre se evidencia un marcado aumento en los casos, alcanzando un máximo alrededor del 15 de enero, después del cual todas las ciudades presentan tendencia a la baja. Además, las cifras de fallecimientos diarios por COVID-19 muestran el mismo patrón. En línea con esta comparación, no es posible atribuir las tendencias negativas para ambas variables principalmente a las medidas de confinamiento estricto. Si bien las políticas de confinamientos y restricciones a la movilidad pueden tener impactos sobre el ritmo de contagio o la ocupación de UCI, se observa que no es un factor determinante en la caída de los casos de contagios y fallecimientos.

Gráfico 1. Contagios diarios por cada 100.000 habitantes. Bogotá vs ciudades que no tuvieron cuarentena general*

Haz click sostenido para acercar

 

Asimismo, al hacer una comparativa entre los días de cuarentena estricta que tuvieron las ciudades y la transición del pico de contagios diarios a un nivel moderado o valle, se evidencia en la Tabla 2 un comportamiento similar entre las ciudades que tuvieron cuarentena estricta durante algunos días y las que no tomaron esta medida. Los días entre los cuales las ciudades alcanzan su pico de contagios diarios y en los cuales retorna a su nivel más bajo son similares entre las ciudades. Además, el porcentaje de caída del número de contagios tampoco diverge significativamente, oscilando entre 75% y 95%, independientemente de lo estricto de sus medidas de confinamiento. Por ejemplo, Bogotá presentó 109 casos por cada 100.000 habitantes cuando la curva de contagios diarios alcanzó su pico y tardó 24 días en volver a una tasa incidencia de contagios relativamente baja. Cifras similares se dieron en ciudades como Pereira y Manizales que no experimentaron cuarentenas generales, pero que alcanzaron una tasa de incidencia del orden 98 y 113 casos por cada 100.000 habitantes respectivamente, y que de forma similar a Bogotá tardaron 24 y 16 días en volver a un número de contagios bajo por cada 100.000 habitantes.

Tabla 2. Comportamiento de los contagios por Covid-19 en las principales ciudades de Colombia [1]

Haz click sostenido para acercar

 

En síntesis, el comportamiento del virus en todas las ciudades exhibe una tendencia similar que respondería de manera natural a la llegada del segundo pico de la pandemia y el descenso paulatino hacia un nivel más bajo de contagios, de manera que no se percibe una relación directa o causal entre las medidas decretadas por los alcaldes y los cambios en casos y muertes.

Análisis por localidades de Bogotá

De otra parte, evaluando el caso particular de Bogotá, los datos de contagios y muertes por localidades nuevamente confirman que no existe evidencia contundente a favor de las cuarentenas generales o localizadas como medio para superar rápidamente el pico del virus. Tanto para los tres grupos de localidades que atravesaron periodos de confinamiento total, como para las restantes, se observa un mismo punto de auge de contagios y regreso a niveles valle. Con esto, es notorio que más allá de la prohibición a la movilidad, todas las zonas de la capital convergen hacia un mismo escenario de caída en el número de afectados por el virus.

Lo anterior se puede observar en la Tabla 3, donde se aprecia que la caída en los contagios fue similar para todas las localidades, independientemente de las medidas de restricción adoptadas en cada una de ellas. Por ejemplo, las localidades de Usaquén, Suba y Engativá presentaron cuarentena general por dos semanas, registrando un pico de contagios diarios entre los 93 y 107 por cada 100.000 habitantes, retornando a niveles de contagios bajos en 17 días. Un comportamiento similar se presentó en Los Mártires, La Candelaria y Chapinero que no estuvieron bajo la medida de cuarentena sectorial por localidades, pero que presentaron picos entre los 94 y 154 contagios diarios por cada 100.000 habitantes y tardaron entre 11 y 18 días para converger a un nivel de contagio bajo.

Tabla 3. Comportamiento de los contagios por Covid-19 en las localidades de Bogotá [2]

Haz click sostenido para acercar

 

Los resultados presentados anteriormente para ciudades y localidades sugieren que cuando ya se está en medio de un auge de casos, la tendencia negativa y eventual regreso al valle corresponden al patrón natural de la enfermedad. Las medidas restrictivas fueron impuestas en el momento en que ya todo el país se encontraba sumido en la segunda ola durante enero, así que no puede descartarse que las menores cifras de contagio habrían tenido lugar con o sin decretos sobre confinamientos y reducciones a la movilidad.

Adicionalmente, es importante tomar en consideración el efecto estacional a la hora de evaluar el progreso que ha tomado la enfermedad a comienzo de año. Lo anterior quiere decir que el fin de la temporada navideña y las vacaciones, junto con el regreso a actividades académicas y laborales se traduce en una disminución en las interacciones sociales, eventos y fuentes de aglomeración, lo cual influye en el balance positivo observado en el mes de febrero y las primeras semanas de marzo.

Consideraciones finales

El análisis de la evolución de contagios y muertes por ciudades y localidades de Bogotá permite afirmar que no existe evidencia concluyente para considerar que las cuarentenas estrictas sean la solución más efectiva para controlar una pandemia de las características del COVID-19, especialmente teniendo en cuenta los costos económicos y en empleo asociados con este tipo de medidas. De hecho, el DANE anunció recientemente que la actividad económica en enero tuvo una contracción de 4,6%, un claro retroceso frente a la senda de recuperación observada durante la segunda mitad del año anterior.

Estos resultados ratifican la necesidad de un cambio de enfoque en las políticas, donde se prioricen las actividades de autocuidado, el fortalecimiento del sistema de salud y los planes de vacunación, lo que se traducirá en menores cifras de contagios y muertes, así como un menor costo para la actividad económica de la capital y del país.

Referencias

  • Observatorio de salud de Bogotá- SALUDATA. (2021).
  • Datos abiertos: Casos positivos de Covid-19 en Colombia. (2021)

Notas

Actualidad: Resultados de la balanza comercial 2020

1
La MTCES no cuenta con información necesaria para incluir las agrupaciones de servicios financieros y servicios de seguros y pensiones. No se presenta información de importaciones para la agrupación de construcción desde 2019 y para la agrupación de manufactura en insumos físicos desde 2014 por reserva estadística.
2
Esto corresponde a la inclusión de 954 empresas exportadoras y 1.212 empresas importadoras.
3
En el periodo 2007-2012 las exportaciones tuvieron un incremento promedio anual de 39% (USD 837 millones) y las importaciones de 27% (USD 872 millones).
4
Con base en los resultados de la encuesta se estima en promedio el 37% del valor exportado e importado de servicios que se registra en la balanza de pagos.

 

Con la colaboración de Martha Elena Delgado, Tatiana García y Sebastián Bernal.

La crisis del COVID-19 y el choque a los precios del petróleo impactaron negativamente los flujos comerciales de Colombia con el exterior. Las exportaciones cayeron -21,4% en 2020, principalmente por la reducción de las ventas externas de bienes tradicionales, entre ellos el petróleo. Así mismo, la reducción del crecimiento económico mundial, y la desaceleración de nuestros principales socios comerciales, como Estados Unidos y China, repercutió en una menor demanda externa y en especial en una reducción de la demanda por combustibles como consecuencia de las cuarentenas y los cierres fronterizos que se dieron a lo largo del año.

Las importaciones presentaron una caída de 17,5% en 2020, como resultado de la contracción de la actividad económica nacional y por el efecto de la depreciación de 12,4% del peso colombiano frente al dólar en ese año, lo que repercutió negativamente en la demanda agregada al encarecer considerablemente los bienes importados. Así mismo, el resultado en las importaciones se explicó principalmente por menores compras externas de bienes intermedios, materias primas y bienes de capital para el sector industrial, seguido por compras de equipo de transporte y combustibles.

En línea con lo anterior, para 2020, el balance comercial de Colombia se ubicó en -10.129 millones de dólares FOB y el déficit en 3,7% del PIB, nivel que se mantiene por debajo de los países de la región. Este resultado obedece en buena medida al mal desempeño de las exportaciones, que superó la disminución en las importaciones.

Este artículo de Actualidad describe el comportamiento de la Balanza Comercial en 2020, comenzando por las exportaciones e importaciones de bienes, el comercio exterior de servicios y una revisión de estos rubros para nuestros pares en la región.

Evolución de las exportaciones

El valor de las exportaciones a lo largo de 2020 presentó niveles inferiores a 2019 en todos los meses, con excepción del primer mes del año, cuando las exportaciones tuvieron un incremento interanual de 11,5%. La dinámica mensual evidencia caídas consecutivas desde el primer trimestre, llegando a un mínimo de USD 1.844 millones FOB en abril. Durante este mes se registró la mayor caída de las exportaciones de los últimos 37 años (51,7%).

Posteriormente, las exportaciones presentaron incrementos mensuales desde mayo hasta agosto, seguidas por un comportamiento mixto en el resto del año. El valor total de las ventas externas en el 2020 fue de USD 31.057 millones FOB, lo que representa una contracción de 21,4% frente al año anterior. Esta disminución se encuentra 15,6 pps por debajo del crecimiento observado en el año 2019 (-5,8%).

Gráfico 1. Evolución de las exportaciones totales
(Variación anual del valor de las exportaciones en millones de dólares, %)

Haz click sostenido para acercar

Gráfico 2. Exportaciones tradicionales y no tradicionales
(Millones de dólares FOB)

Haz click sostenido para acercar

 

La disminución frente a 2019 se explica principalmente por la caída en las exportaciones de productos tradicionales (-35,4%), siendo el petróleo el bien que más contribuye a la caída con -18,2 pps y una reducción anual de 45,1%. Así mismo, el carbón también contribuyó a la caída con una disminución de 26,5% (contribución de -3,8 pps). Por su parte, el café fue el único producto tradicional que presentó un crecimiento frente al año anterior (7,2%) (Gráfico 3). La reducción en las ventas externas se explica por la canasta exportadora poco diversificada y altamente dependiente de commodities, puesto que, aun cuando las exportaciones no tradicionales se incrementaron 1,5% frente a 2019, el resultado en las ventas externas es principalmente negativo el choque de precios en el petróleo y la caída de la demanda externa por materias primas. Por su parte, el comportamiento de las exportaciones no tradicionales en el 2020 refleja una abrupta caída en los meses de abril y mayo, seguida por una rápida recuperación mantenida por el resto del año.

Gráfico 3. Evolución de las exportaciones tradicionales
(Millones de dólares)

Haz click sostenido para acercar

 

Similarmente, en la medición trimestral realizada en la Encuesta de Opinión Empresarial (EOE) acerca de la actividad exportadora de las empresas (Gráfico 4), en el segundo trimestre de 2020 se observó la mayor caída en 11 años en el balance del valor exportado en dólares y de los pedidos de exportación. Por otro lado, la rentabilidad exportadora se redujo en menor medida y se despegó del comportamiento de la tasa de cambio, puesto que, aunque la TRM se depreció, esto no se tradujo en mayor rentabilidad para los exportadores, lo cual podría deberse al efecto negativo de la crisis del COVID-19 en la capacidad productiva de los productores y en la demanda global.

Gráfico 4. Balances del valor exportado en dólares, los pedidos de exportación y la rentabilidad de la actividad exportadora
(Balance, %)

Haz click sostenido para acercar

 

Evolución de las importaciones

En 2020, las importaciones decrecieron 17,5% y se ubicaron en USD 43.488 millones CIF, con un crecimiento 20,4 pps por debajo de lo registrado durante el 2019 (2,9%). Lo anterior es consecuencia de una fuerte caída en las compras externas de bienes de intermedios y materias primas (-18,3%), bienes de capital (-18,5%) y bienes de consumo (-14,5%). La peor caída del año, registrada en mayo (-39,9%), corresponde a la mayor reducción anual en las importaciones desde abril de 1999 (-40,6%).

Gráfico 5. Evolución de las importaciones
(Variación anual del valor de las exportaciones en millones de dólares, %)

Haz click sostenido para acercar

 

En el Gráfico 5 se observa una reducción marcada de las importaciones desde febrero hasta mayo. Posteriormente, se evidenció una tendencia de recuperación interrumpida en agosto y una serie de menores reducciones hasta llegar nuevamente a un crecimiento positivo en diciembre (1,6%). La caída de las importaciones durante el año es consistente con un ajuste importante en el consumo de los hogares, dado el menor crecimiento económico, la caída en los ingresos y el encarecimiento de los bienes importados. Adicionalmente, el cierre de empresas, los ajustes en sus presupuestos, el uso de inventarios y la incertidumbre relacionada con el desarrollo de la pandemia durante 2020 y 2021, ha llevado a que las firmas también reduzcan o sustituyan su demanda por bienes importados y cancelen sus planes de inversión.

Gráfico 6. Importaciones por uso o destino económico
(Millones de dólares CIF)

Haz click sostenido para acercar

 

Las importaciones de bienes intermedios participan con un 45% del total de las importaciones. Las compras externas de estos bienes presentaron un comportamiento negativo a lo largo de 2020, con una caída en el primer trimestre y segundo trimestre del año de 5,5% y 27,1%, respectivamente, mientras que en el tercer trimestre registraron la peor caída del año con una reducción interanual de 28,3%. No obstante, en el último trimestre del año se moderó la caída con un crecimiento de -10,5%. La reducción anual de 2020 (-17,5%) se explica principalmente por la disminución de 51,4% en el grupo de combustibles y lubricantes.

Las importaciones de bienes de capital abarcan el 31% del total de las importaciones. Las compras externas para este destino económico presentaron cifras inferiores a 2019 en todos los trimestres, siendo el segundo trimestre del año el de peor comportamiento con una reducción de 41,9%. Posteriormente, en los últimos dos trimestres del año se presentaron menores reducciones con variaciones de -16,5% y -5,1%, respectivamente. La reducción anual de 18,5% del total de las importaciones de bienes de capital en 2020 fue el resultado de menores ventas externas de equipo de transporte (-29,1%) y de bienes para el sector industrial (-11,3%).

Las importaciones de bienes de consumo representan alrededor del 25% del total de las importaciones. La importación de este grupo reflejó una tendencia negativa a lo largo de todo el año, con excepción del primer trimestre, que fue el único con un crecimiento positivo frente a 2019 (0,7%). El segundo trimestre presentó la peor caída del año con una reducción de 33,6% con respecto al mismo periodo del año anterior. Posteriormente, se registró una tendencia de recuperación que se estancó en los meses de agosto, septiembre y octubre, lo que repercutió en reducciones de 15,9% en el tercer trimestre y de 9,6% en el cuarto trimestre. La variación anual de este rubro para 2020 (-14,5%) se explica principalmente por la fuerte caída del grupo de bienes duraderos (-26,6%).

 Comercio exterior de servicios

A partir de la Muestra Trimestral de Comercio Exterior de Servicios del DANE[1] (MTCES), es posible realizar un seguimiento aproximado del comportamiento de las importaciones y exportaciones de servicios. Para el año 2020 las exportaciones de servicios registraron un crecimiento de -48,8%, muy por debajo del crecimiento en ese mismo periodo en 2019 que fue de 4,5%. Este resultado se da principalmente por una caída de 68,9% en la exportación de viajes y, en menor medida, por una reducción de 45,0% en las ventas externas de servicios de transporte. Por su parte la única agrupación que registró un crecimiento frente a 2019 fue servicios empresariales (9,7%).

Respecto a las importaciones de servicios, el crecimiento anual observado en el 2020 fue -45,4%, 46,0 pps por debajo del crecimiento observado en el mismo periodo del año anterior (0,6%). Todas las agrupaciones de servicios registraron cifras menores con respecto a 2019, con excepción de servicios de telecomunicaciones (2,1%), dentro de las cuales los servicios de viajes (-76,2%) fue el grupo que más aportó a la caída total de las importaciones.

Gráfico 7. Comercio exterior de servicios
(Variación anual, %)

Haz click sostenido para acercar

 

Es importante resaltar que la serie de comercio exterior de servicios, estimada por el Banco de la República y registrada en la balanza de pagos del país, fue ajustada con base en la MTCES y otras fuentes de información, modificando los valores registrados entre 1994 y 2020. Lo anterior resultó en una cobertura más amplia de las empresas[2] y por tanto mayores niveles en el valor exportado e importado[3]. Los principales servicios ajustados fueron: los empresariales, los de telecomunicaciones, y los pagos por franquicias y uso de marcas. En general, los cambios más relevantes se presentaron entre el 2007 y 2020, con un aumento del déficit de USD 299 millones en promedio, lo que representa un 7% de mayor déficit en la cuenta de servicios. Adicionalmente, en adelante el Banco de la República utilizará esta encuesta para realizar el cálculo de las estadísticas de comercio exterior de servicios reportadas en la balanza de pagos[4].

Balanza comercial

Durante el 2020 la balanza comercial registró un déficit de USD 10.129 millones FOB, USD 653 millones FOB por debajo de lo registrado en el 2019 (USD 10.782 millones FOB).  Teniendo en cuenta la evolución mensual a partir de abril, donde se registró la mayor variación anual del año del déficit (125,6%), la variación anual mes a mes fue reduciendo su nivel hasta llegar a -10% en noviembre y a 59,1% en diciembre (Gráfico 8). Esto resultó en un crecimiento anual para el 2020 de -6,1%, lo que refleja una mejoría respecto al 2019 en el déficit de la balanza comercial producto de una caída abrupta en las importaciones y exportaciones del país.

Gráfico 8. Balanza comercial
(Millones de dólares FOB, Variación anual)

Haz click sostenido para acercar

 

Desempeño en la región de Latinoamérica

En comparación con nuestros pares en Latinoamérica, se observa como Colombia, a diferencia de los demás países, ha mantenido una postura deficitaria en la balanza comercial y en la cuenta corriente desde el 2014. El balance negativo colombiano en los últimos años ha presentado una leve recuperación a finales de 2017, pero en el 2019 y mediados del 2020 volvió a presentar un aumento que resultaría en un nivel de -3,7% del PIB en el 2020. Como promedio de los últimos 5 años, el balance de comercio exterior de la economía colombiana llegaría a un nivel de -3,0% PIB.

Por otro lado, la mayoría de los países comparados han mantenido una postura superavitaria en la balanza comercial en los últimos años. Dentro de estos países resaltan Perú, Chile y Brasil que han mantenido un superávit en los últimos 5 años, y México y Argentina que iniciaron con déficits durante el 2017 y 2018, pero que en los dos últimos años han venido corrigiéndolo hasta lograr un superávit en la balanza comercial.

Gráfico 9. Balanza comercial en Latinoamérica
(% PIB)

Haz click sostenido para acercar

 

Haciendo un análisis más detallado del 2020, se observa que países como Perú y Chile, iniciaron el año con una reducción en su superávit comercial y que progresivamente fueron aumentando el balance después del mes de abril, para converger finalmente a niveles cercanos a 1.200 millones de dólares FOB en el mes de diciembre. Contrario a esto, sobresalen Argentina y Brasil, pues experimentaron una reducción en su balance comercial a partir de mayo y julio, llevando a situaciones deficitarias en el caso de Argentina y niveles cercanos del déficit en el caso de Brasil en el mes de diciembre. Este comportamiento negativo de Argentina y Brasil contrasta con la tendencia de Colombia, que mantuvo, sin mayor variación, el déficit alrededor de los US$ 844 millones. Adicionalmente, los meses de abril y mayo implicaron comportamientos negativos para las economías de Perú, México y Brasil, pues en estos meses evidenciaron disminuciones en sus superávits en el balance comercial como consecuencia de la crisis de la pandemia que repercutió en la disminución de su actividad económica y de la actividad comercial en todo el mundo (Gráfico 10).

Gráfico 10. Balanza comercial en Latinoamérica 2020
(Millones de dólares FOB)

Haz click sostenido para acercar

 

Perspectivas 2021

Para el 2021, esperamos que tanto la demanda interna como externa se recuperen, impulsando el flujo comercial de Colombia con el resto del mundo, especialmente por las compras de las vacunas y otros elementos del sector salud en el marco de la inmunización contra el COVID-19. El comercio de servicios tendría mucho más terreno que recuperar en la medida que se apliquen los protocolos de bioseguridad, se reactive el turismo y se recuperen las dinámicas de transporte a nivel mundial. No obstante, para 2021 pronosticamos una leve corrección del déficit de la balanza comercial hasta alcanzar un nivel de -3,6 puntos del PIB (Gráfico 11), teniendo en cuenta las expectativas de recuperación de la economía y las perspectivas en el mercado de petróleo.

Gráfico 11. Pronóstico Balanza Comercial
(% del PIB)

Haz click sostenido para acercar

 

Referencias

  • Banco de la República de Colombia. (2020). Evolución de la balanza de pagos y posición de inversión internacional. Enero- septiembre 2020
  • Banco de la República de Colombia. (2021). Revisión de la serie de exportaciones e importaciones de servicios. Marzo 2021
  • Banco Central de Reserva de Perú (2020). Balanza comercial.
  • Banco Central de Chile (2020). Comercio Exterior de Bienes.
  • DANE (2020). Balanza Comercial.
  • DANE (2020). Exportaciones.
  • DANE (2020). Importaciones.
  • DANE (2020). Muestra trimestral de comercio exterior de servicios (MTCES).
  • INDEC (2020). Balanza comercial.
  • INEGI (2020). Balanza.
  • International Monetary Fund (2020). World Economic Outlook: A Long and Difficult Ascent. Washington, DC, October.
  • Ministerio de Economía de Brasil (2020). Balanza comercial.

Notas

Tendencia Económica

214

FECHA PUBLICACIÓN

Marzo 26 de 2021

ISSN: 2665-6485 (En línea)


EDITORES

Luis Fernando Mejía

Director Ejecutivo

 

Martha Elena Delgado Rojas

Directora de Análisis Macroeconómico y Sectorial

 

OFICINA COMERCIAL
Teléfono: 325 97 77
Ext: 340
comercial@fedesarrollo.org.co

 

Diseño y diagramación

Manuel Beltrán




Calle 78 No. 9-91 | Tel.: 325 97 77
Fax: 325 97 70 | A.A.: 75074
Bogotá, D.C. Colombia
comercial@fedesarrollo.org.co


Esta publicación se hace posible gracias al apoyo de:

×

Tabla de Contenido


Índice de Gráficos

Actualidad: Resultados de la balanza comercial 2020
Gráfico 1. Evolución de las exportaciones totales... Gráfico 2. Exportaciones tradicionales y no tradiciona... Gráfico 3. Evolución de las exportaciones tradicional... Gráfico 4. Balances del valor exportado en dólares, l... Gráfico 5. Evolución de las importaciones... Gráfico 6. Importaciones por uso o destino económico... Gráfico 7. Comercio exterior de servicios... Gráfico 8. Balanza comercial... Gráfico 9. Balanza comercial en Latinoamérica... Gráfico 10. Balanza comercial en Latinoamérica 2020... Gráfico 11. Pronóstico Balanza Comercial...
Editorial: Nuevo año, segunda ola: eficacia no concluyente de los confinamientos
Gráfico 1. Contagios diarios por cada 100.000 habitant...

Índice de Tablas

Editorial: Nuevo año, segunda ola: eficacia no concluyente de los confinamientos
Tabla 1. Medidas de restricción a la movilidad princip... Tabla 2. Comportamiento de los contagios por Covid-19 e... Tabla 3. Comportamiento de los contagios por Covid-19 e...
Este artículo no posee tablas